20 de novembre de 2012

Un año sin ti.

Hoy me levanto y puedo respirar. Las cicatrices no duelen y parece que pueden llegar a desaparecer. Las cadenas de las que me libré quedaron oxidadas. Me han vuelto a crecer las plumas y de vez en cuando puedo echar a volar.
Me pregunté si algún día podría volver a ser feliz, si podría volver a amar, a vivir... y la verdad es que no me va tan mal. Si tenía niebla en los ojos que cegaba el poder ver un futuro en color, ahora se ha desvanecido y lo gris se ha quedado en mi pasado. Sí, hay secuelas. Y sí, hay brotes de tristeza involuntarios. Pero he seguido adelante. He ganado los primeros asaltos de mi lucha hacia la libertad. Para librarme de ti. Poco a poco...
He dejado de torturar mi cuerpo para empezar a vivir de nuevo. Dicen que un clavo saca a otro clavo. Yo tenía el tallo de una rosa bien clavado y espero que ahora vengan los pétalos. Soy más fuerte, pero no para aguantar otra vez lo mismo. Merezco algo más que esto. Ahora puedo valorarme. Puedo decidir. Puedo soñar un más allá que el muro en mis ventanas e irme a dormir sin humedecer mis pestañas.
He descubierto un calendario que va más allá que los días a tu lado. Lunes, martes, miércoles sin ti. Pensaba que te necesitaba a mi lado cuando me di cuenta de que me cuido mejor yo sola. Y mucho más importante es que sola no estuve nunca. Detrás de las piedras siempre habrá alguien que pueda sacarme una sonrisa e invitarme a un café, mostrándome que el cielo no está tan lejos de lo que espero sino que con alzar la mano puedo tocarlo. Poco a poco...
Ha pasado un año y todo lo que prometimos, todo lo que sentimos algún día ya no está. Ni siquiera sé cuando dejé de echar de menos quererte, cuando dejé de abrazarte en la nada, cuando estuve segura de irme. Ahora nadie me roba el tiempo ni las fuerzas. No hay miedo en mi rutina. No queda nada donde solíamos ilusionarnos con mentiras.
A veces miro las estrellas y veo lo fuerte que un día brillamos. Pero en realidad hacía tiempo que había muerto todo. Siempre rodeados de oscuridad. Un pequeño crimen para el cielo. Me alegro de ver las dos caras de estar a tu lado y de poder susurrar cada vez más fuerte los gritos de esperanza.

Sin ti, sin ti, sin ti, pero siempre un poco contigo.

7 de juny de 2012

Fugaz y eterno.


El sonido del teléfono irrumpe en su pesadilla y la ahuyenta. Otra noche que lucha por destrozar su mandíbula. Sigue sus notas pero no lo encuentra. Da igual, será propaganda. Vuelve a la cama. Que mono está durmiendo. Y entonces, mientras se acerca, su cuerpo siente como aún tiene todas sus caricias grabadas en la piel. Pequeñas cosquillas la rodean. Se estira a su lado y él la abraza aún dormido. Con lo pequeña que es la cama y les sobra la mitad. Vuelve a despegar, destino al mundo de los sueños.


Las doce. Ella, con destino al infierno. Montada en ese cacharro que los lunes odia y los viernes ama. Dos raíles que le alejan de él. Lágrimas. Maletas llenas de ropa. Vacaciones en un bolsillo junto al billete de sólo ida, gastados y a punto de ser enterrados en un cajón. El sol sonríe. Ella no.
¿Dónde se han ido los paseos de invierno con la mano en su bolsillo? Sabe que sus sombras aún permanecen en esos portales, los que un día llenó de lágrimas y otros de amor. Mil rincones que fueron tan suyos y de nadie más por unos instantes. Y es que a su lado parecía todo tan fácil... si le envolvía la oscuridad él le mostraba el camino. Sus palabras acariciaban cada latido.
Cierra los ojos. Los vuelve a abrir, y no reaparece. Cuantas veces esperó que, como una ave Fénix, el amor resurgiera de esas cenizas. Y ahora solamente quedaba una chispita que de vez en cuando le hacía pequeñas quemaduras en el corazón. A veces se preguntaba como no se cansaba de latir. Tantos años repitiendo el mismo movimiento, lleno de cicatrices y arañazos.


Aparece un ángel. No lo esperaba especialmente, pero le roza poco a poco con su ala cada pequeña herida y parece que todo es un poco más fácil. Ya no cuesta tanto respirar. Ya no teme tropezarse. Él cree en ella. Le da todo lo que necesita para aguantar toda la eternidad. Y lo más importante de todo, tiene esperanzas de alcanzarla.




Y cuando te olvido apareces. Oigo noticias tuyas a menudo. Te busco a veces sin querer. Te encuentro en sueños para volver a perderte y perderte y perderte. Miro al calendario pero nunca va hacia atrás. Amor. Fugaz y eterno.


20 d’abril de 2012

Visitas del blog

That's amazing! Thank you for all your views.

Gracias por todas vuestras visitas. ¡Es sorprendente!