14 de febrer de 2013

Trapecista entre sus palabras


A ella le gusta andar a solas, sea cual sea el tiempo que haga. Anda por los ríos, por los bosques y por los campos húmedos de rocío. Cuando nada le sale bien se mezcla con las flores y las moja también con sus lágrimas. Y eso la hace sentir un poco mejor.
Ella escucha música triste cuando el mundo está del revés. Llora a su ritmo y solloza en cada estribillo que rebota en su mente. Piensa, recuerda y revive los momentos que le han arañado el corazón para después buscar sonrisas entre las cicatrices y ver que no todo está tan mal. Y eso la hace sentir un poco mejor.
Por las noches, ella sueña y deshace los hilos de su historia para rehacerlos de nuevo de una manera más bonita; lee e imagina un mundo imaginario muy alejado de su realidad; bebe y lo olvida todo de una vez; cae y se levanta cada mañana…
Pero hoy no. Esta noche el campo le muestra ráfagas de luciérnagas que señalan todos los caminos que ella puede seguir. Son infinitos y distintos pero no todos fáciles. Las pequeñas lucecitas son la esperanza de conseguir su meta, de decidir si se queda a sus pies o avanza. Y decide avanzar.
Cuando se da cuenta, algo empieza a hacerle cosquillas en su interior. Algo que pensaba no volver a sentir y que ahora parece surgir de las cenizas.  Mariposas. Esas mariposas que surgen de la nada e invaden tu estómago y todo lo que te rodea, centímetros y centímetros de piel que se eriza cuando sabes que pronto vas a estar a su lado.
Y si se trata de otro error no le importa. Se deja llevar por ese impulso que poco a poco le quita las vendas de los ojos y coloca almohadas para que sus caídas sean menos dolorosas. Que difícil parecía andar.
Su corazón se vuelve trapecista entre las palabras que él susurra. Da saltos en el aire cogido a cada beso y vuela durante horas subido en los tequieros. Los pájaros de su cabeza danzan al compás y se pintan de melodías de colores. Sus palabras vuelven a ser dulces y los cajones se llenan de cartas de amor intensas e inacabadas.
Y aunque a veces se le olvida el camino, sabe que él rápidamente la irá a buscar, que le ha dicho “basta ya de llorar, que es hora de vivir y vivir no se hace solo respirando”. Le ha dado una mano con la que confiar, un cuerpo con el que soñar, una cama donde dormir, soñar, gemir y amar. La receta para ser un poco más feliz. Un sueño por el que luchar.
Esta noche poco a poco explora su silueta. Se cuela bajo su ropa y le presta unas mariposas. Deja su pintalabios en sitios prohibidos y cruza la línea del “No puedo” para alcanzar el “Lo intentaré”. Y una sonrisa traviesa se cuela entre sus labios para mostrar al mundo que lo consiguió. Que hoy, ahora, ella es feliz.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada