16 de setembre de 2014

Arrancarlo todo de cuajo

Casi por milagro conseguí lidiar con MI pasado. Un pasado dentro del cual no puedo evitarte. Pude borrar las nubes que me nublaban constantemente el corazón y acabar de coser unas cuantas cicatrices mal curadas. Decidí que, para seguir adelante y dejar de sufrir ahora, tenía que borrar todo lo que sufrí anteriormente. Y así lo hice. Vacié mi historial y me propuse volver a empezar. Pero cometí un gran error. Quise quedarme un pedacito de ti, del amor que sentí, por miedo a no poder volver a sentirlo nunca más por nadie. Pensé que podría esconderlo en un rincón, tal y como había permanecido durante años. Pero entonces llegaste tú, tan brillante y sonriente como siempre, desprendiendo simpatía. Ahí vi que, sin querer, había vuelto a perder. Cada sonrisa era como el abono más fértil del mundo y ese pedacito escondido empezaba a sacar sus raíces, de cada caricia emanaban hojas y ese beso... ese beso, la primera flor. Que tonta fui… Si hui de él por lo malo, ¿qué me iba a detener ahora que ya no estaba? Solo había dos caminos, dejar que se instalara a su aire o arrancarlo todo de cuajo. 

1 comentari: